Kaymaklı: Ciudad subterranea en Turquia

En Turquía, la ciudad subterranea de Kaymaklı es una de las más grandes y mejor conservadas. Se encuentra en la región de Nevşehir, a unos 15 kilómetros de la ciudad de Nevşehir. Esta ciudad fue excavada por los hititas alrededor del 3000 a.C., pero su uso principal fue durante los primeros tiempos del cristianismo.

La ciudad subterranea (Kaymaklı) en Turquia es una de las más grandes y mejor conservadas. Se encuentra en la región de Nevşehir, a unos 15 kilómetros de la ciudad de Nevşehir. Esta ciudad fue excavada por los hititas alrededor del 3000 a.C., pero su uso principal fue durante los primeros tiempos del cristianismo. Los cristianos locales usaban estas ciudades para esconderse de las persecuciones romanas y, posteriormente, de las invasiones árabes.

Kaymaklı se extiende a una profundidad de hasta 85 metros y tiene un complejo sistema de túneles, salas y pozos. Los túneles eran utilizados para el transporte, la comunicación y la defensa. Las salas albergaban una variedad de propósitos, como viviendas, almacenes y lugares de culto. Los pozos se utilizaban para proporcionar agua a la ciudad y como vías de escape en caso de emergencia.

img 20230814 wa0034 jpg
La ciudad subterranea (Kaymaklı) en Turquia es una de las más grandes y mejor conservadas

Visitar  Kaymaklı es adentrarse en un mundo subterráneo fascinante que abarca ocho niveles, aunque solo cuatro de ellos están accesibles para el público. Estas cámaras subterráneas albergan establos, bodegas, salas de almacenamiento, iglesias y áreas de vida.

Sorprendentemente, a pesar de su ubicación subterránea, Kaymaklı cuenta con un impresionante sistema de ventilación. Los ingenieros de antaño diseñaron más de 100 pozos de aire, garantizando una constante circulación de oxígeno, incluso en los niveles más profundos. Además, estas ciudades subterráneas no eran solo lugares de refugio; también servían como fortalezas. Esto se evidencia en las puertas de piedra masiva, algunas de las cuales pueden llegar a pesar hasta 500 kg, diseñadas para cerrarse desde el interior y proteger a sus habitantes de posibles invasiones.

Las ciudades subterráneas de Turquía en Capadocia, como Derinkuyu y Kaymakli, también tienen vínculos con la Ruta de la Seda. Estas ciudades, que podrían albergar a miles de personas, servían como refugios seguros contra posibles invasiones o amenazas. Dada la riqueza que transitaba por la Ruta de la Seda, estas ciudades podrían haber funcionado como depósitos seguros o incluso como escondites para mercaderes y sus valiosas mercancías.

Las ciudades subterraneas de Turquia, son una maravilla arquitectónica y testimonio del ingenio humano frente a la adversidad. Aunque estos intrincados laberintos subterráneos son ahora atracciones turísticas populares, en el pasado sirvieron como refugios vitales para las comunidades que habitaban la región. Pero, ¿Quiénes eran estas personas y por qué sentían la necesidad de vivir o esconderse bajo tierra?

Uno de los grupos más notables que buscó refugio en las ciudades subterráneas de Capadocia fueron los primeros cristianos. Durante los primeros siglos después de Cristo, enfrentaron persecuciones por parte del Imperio Romano. Estas ciudades ofrecían un lugar seguro donde podían practicar su fe en secreto, lejos de los ojos perspicaces de sus perseguidores. Además de servir como refugios, algunas de estas ciudades también albergaban iglesias y lugares de adoración.

A lo largo de los siglos, Anatolia fue un territorio codiciado y, a menudo, objeto de invasiones. Las ciudades subterráneas proporcionaban un refugio seguro contra invasiones de diversos grupos, desde los árabes hasta los mongoles. En momentos de peligro, los residentes podían retirarse a estas ciudades, bloquear los accesos con grandes piedras rodantes y sobrevivir durante meses gracias a los pozos de agua y las áreas de almacenamiento de alimentos.

El clima en Capadocia puede ser extremo, con veranos calurosos e inviernos fríos. Las ciudades subterráneas ofrecían un ambiente más constante y temperado, protegiendo a sus habitantes de las inclemencias del tiempo.

Si bien muchas veces las ciudades subterráneas funcionaban como refugios en momentos de crisis, también se utilizaban en la vida cotidiana. Algunas áreas estaban dedicadas a la vinificación, la cría de animales y el almacenamiento de alimentos.

Estas ciudades eran verdaderas obras maestras de la ingeniería. Estaban equipadas con sistemas de ventilación, pozos de agua y áreas para animales y almacenamiento. Las más grandes, como Derinkuyu y Kaymakli, podrían albergar a miles de personas. Las ciudades estaban diseñadas con múltiples niveles, algunos de los cuales aún no se han excavado o explorado por completo.

Que saber antes de visitar la ciudad ciudad subterranea en Turquia (Kaymaklı)

Aquí te ofrecemos un desglose detallado de lo que puedes encontrar durante tu visita:

Niveles y Estructura

Niveles abiertos al público: Aunque la ciudad se extiende hasta ocho niveles bajo tierra, actualmente solo cuatro están accesibles al público.

Puertas de Piedra: Al recorrer los pasillos, te encontrarás con puertas de piedra maciza diseñadas para sellar las habitaciones, proporcionando una medida de seguridad contra invasores.

Áreas Específicas

Establos: Aquí se alojaban los animales, usualmente en el primer nivel para permitir un acceso y salida rápidos.

Bodegas y Almacenes: Espacios designados para almacenar alimentos, vino y aceite. Algunas bodegas tienen tinajas de cerámica incrustadas en el suelo, utilizadas para almacenar vino o aceite.

Iglesias: Las pequeñas capillas e iglesias en la ciudad sugieren que la religión jugaba un papel significativo en la vida de la comunidad.

Salas de Reunión: Lugares donde se llevaban a cabo reuniones comunitarias y quizás también ceremonias religiosas.

Cocinas: Chimeneas, hornos y otras estructuras indican que estos espacios se usaban para cocinar.

Talleres: Áreas que parecen haber sido utilizadas para oficios como la herrería y la alfarería.

Sistema de Ventilación: Pozos de aire y conductos de ventilación que muestran el ingenio de los ingenieros de la época.

Seguridad y Defensa

Trampas y Salidas de Emergencia: Pasadizos secretos y puertas camufladas que podrían usarse para engañar o escapar de los invasores.

Pozos de Agua: Pozos estratégicamente ubicados para abastecer a los residentes en caso de un asedio prolongado.

La ciudad subterránea de Kaymaklı, representa una asombrosa proeza de la ingeniería de épocas pasadas y demuestra la increíble adaptabilidad del ser humano a su entorno. Sin embargo, para quienes sufren de claustrofobia, explorar este intrincado laberinto subterráneo puede ser una verdadera prueba. La estructura subterránea está caracterizada por pasadizos estrechos y recintos reducidos.

img 20230813 wa0088 jpg

En muchos puntos de Kaymaklı, es necesario agacharse o desplazarse con extremo cuidado debido a la limitación del espacio. Además, al encontrarse bajo la superficie, la iluminación natural es prácticamente inexistente, y aunque hay luces artificiales para guiar a los visitantes, la ausencia de luz solar puede reforzar la sensación de encierro.

La ciudad tiene una profundidad de varios niveles, y cuanto más se desciende, más intensa puede ser la sensación de alejamiento del mundo exterior. A pesar del ingenioso sistema de ventilación de la ciudad, en ciertas zonas, el aire puede parecer más denso, exacerbando las sensaciones de encierro.

Durante los meses de mayor afluencia turística, los corredores de Kaymaklı se llenan de visitantes, y transitar por estos estrechos pasajes puede resultar agobiante. Por último, la naturaleza laberíntica de Kaymaklı, sin señalizaciones obvias o puntos de referencia, puede llevar a algunos visitantes a sentirse desorientados, lo que podría añadir un nivel extra de ansiedad a la experiencia.

Al decidir aventurarte en la ciudad subterranea (Kaymaklı) en Turquia es fundamental tomar ciertas precauciones para garantizar una experiencia segura y enriquecedora. La elección de ir acompañado de un guía local, que conozca profundamente el diseño de la ciudad, puede ser de gran ayuda, no solo para obtener información histórica y cultural, sino también para proporcionar seguridad y evitar la desorientación dentro del laberinto.

Si optas por visitar con un grupo de amigos o familiares, es vital que les informes de cualquier inquietud o condición que puedas tener relacionada con espacios cerrados para que estén preparados y puedan brindarte apoyo si es necesario. Además, si en algún momento sientes que la ansiedad te supera, no dudes en buscar un espacio más amplio o un área destinada al descanso y tomar un momento para respirar y calmarte.

Antes de iniciar tu visita, es recomendable tener en cuenta algunos consejos para tu comodidad y seguridad. Asegúrate de llevar calzado cómodo, ya que algunas superficies pueden ser irregulares y potencialmente resbaladizas. A pesar de que la ciudad cuenta con iluminación, tener contigo una linterna o incluso usar la luz de tu teléfono móvil puede ser útil en zonas menos iluminadas.

Para una experiencia más tranquila y menos aglomerada, considera visitar Kaymaklı a primeras horas de la mañana o al caer la tarde. Y aunque este lugar ofrece un viaje emocionante al pasado, es esencial recordar que hay áreas estrechas que pueden ser desafiantes para aquellos que sufren de claustrofobia.

Finalmente, contratar los servicios de un guía local no solo te proporcionará una experiencia más enriquecedora, sino que también te permitirá descubrir historias y anécdotas que no están presentes en las guías turísticas convencionales.

Si bien es una visita obligada para aquellos con sed de historia y aventura, es esencial que quienes padecen de claustrofobia evalúen la decisión de descender a sus profundidades, tomando en cuenta todas las precauciones posibles.

La ciudad subterranea (Kaymaklı) en Turquia no es simplemente un sitio arqueológico; es un viaje al corazón de una comunidad que vivió, trabajó y oró en el subsuelo, dejando tras de sí un legado de ingenio y fe. Si decides aventurarte en sus oscuros corredores, te aseguramos que será una experiencia que llevarás contigo por siempre, un recuerdo imborrable de tu paso por Capadocia.


Búsquedas Populares: Londres, Grecia, Italia, Turquía..........

¿Dónde quieres ir?

Comparte
Vimi Vera
Vimi Vera

Soy Vimi Vera, una viajera entusiasta que busca capturar la esencia única de cada destino que visita. Estoy comprometida con la promoción del turismo sostenible, compartiendo experiencias, consejos y prácticas responsables para explorar el mundo mientras protegemos nuestro planeta.

9 comentarios

    • ¡Vamos, no seas miedoso! Explorar las maravillas subterráneas de Kaymaklı es una experiencia única. ¿Quién sabe qué sorpresas te aguardan? ¡Atrévete a vivir la aventura y deja de preocuparte por esas criaturas imaginarias!

    • No creo que sea una trampa mortal, pero definitivamente es un lugar intrigante y misterioso. Quizás valga la pena explorarlo con precaución, ¡pero no dejes que el miedo te detenga de descubrir algo único! #AventureroEnElAlma

  1. ¡Wow! ¡Qué interesante! ¿Crees que estas ciudades subterráneas podrían albergar seres extraterrestres?

  2. Jajaja, creo que has visto demasiadas películas de ciencia ficción, amigo. Las teorías conspirativas pueden ser entretenidas, pero es importante mantener los pies en la tierra y buscar evidencias reales. #PensamientoCrítico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *