Frenar la curva, quedate en casa. #quedateencasa #frenarlacurva

Hay que frenar la curva, quedate en casa. La ya declarada pandemia de COVID-19 se ha apoderado de Europa y parece que las cosas no mejorarán pronto. La mejor forma de sobrellevar esta situación es seguir las normas impuestas.

Se nos pide que nos quedemos en casa siempre que nuestra situación personal nos lo permita. Si debes viajar porque no tienes otra alternativa ten en cuenta cómo viajar durante la época de COVID-19 y qué puedes hacer para intentar mantenerte seguro.

Grupos de alto riesgo

Si pertenece a uno de los grupos de alto riesgo, los adultos mayores y las personas que padecen afecciones médicas crónicas graves como: enfermedad cardíaca, diabetes o enfermedad pulmonar, no es absolutamente una buena idea viajar.

Estar en un espacio cerrado con otras personas es una excelente manera de enfermarse. Para poblaciones de alto riesgo, esto puede conducir a complicaciones que requieren hospitalización.

Grupos de bajo riesgo

Es importante tener en cuenta que estamos ante una pandemia. Si bien es posible que no esté en riesgo, hay dos cosas que pueden suceder. Uno, puedes transmitir el virus a otras personas lo que no ayuda en nada a frenar la curva. Dos, si te lastimas por cualquier otra razón que no sea COVID-19 puede experimentar tiempos de espera mucho más largos en los hospitales en el mejor de los casos u hospitales saturados donde sea imposible atenderte

El destino

El lugar donde vas depende de ti, pero el sentido común dicta evitar los lugares con brotes graves o que estén cerrados. Las actualizaciones sobre la evolución del COVID-19 alrededor del mundo se van actualizando constantemente y el aumento no es nada alentador.

Para consultar las restricciones de viajeros es importante ver la web de IATA que se actualiza diariamente por países.

Para lugares que aun este permitido, es mejor asegurarse de investigar un poco sobre su sistema de salud, hospitales y situación clínica. Hay que asegúrese de que si uno se lastima o se enferma, hay un lugar al que puede acudir para recibir atención médica. Ya que es posible que no se contagie del COVID-19, pero existe la posibilidad de intoxicación alimentaria u otra cosa.

Plan de respaldo

Tener un plan de respaldo para el peor de los casos. Informarse sobre los hospitales es un buen comienzo, pero también buscar alojamiento o transporte alternativo si no se puede volver a casa.

Nadie sabe lo que sucederá en el futuro, pero en caso de una futura prohibición de viajar hay que estar preparado.

Tener un vecino o amigo con el que se puede comunicar rápidamente

Si no puede volver a casa y tiene una mascota, ¿qué le va a pasar? ¿Quién cuidará tu casa? ¿Tomar tu correo? Lo que sea que tenga que hacer en casa mientras está fuera, asegúrese de que haya alguien a quien pueda transmitirle mensajes rápidamente.

Haga que un vecino revise su propiedad o vea si un cuidador de perros puede ocuparse de su perro por un poco más de tiempo.

Mantener el trabajo al tanto

Muchas compañías están permitiendo que sus empleados trabajen de forma remota. Si este es tu caso, entonces estás de suerte. Sin embargo, si la empresa no ha implementado procedimientos de trabajo remotos, habla con el jefe sobre la posibilidad de trabajar desde fuera si se queda atrapado fuera de casa.

Frenar la curva, quedate en casa.

Todos podemos poner nuestro granito de arena. Por tu bien y el de los demás Por favor, quedate en casa. Hay que frenar la curva.Por la red encontré esto y sentí la necesidad de divulgarlo.

…Y de repente despertamos un día y todo cambió, en Disney se apagó la magia, la muralla china no era tan fuerte, ahora New York si duerme y ningún camino quiere conducir a Roma.

Un virus se corona como dueño del mundo y nos dimos cuenta de nuestra fragilidad, no sabemos si el daño fue a propósito o irresponsabilidad de nosotros mismos, pero la amenaza está ahí cada día más fuerte.

Ya los memes no causan tanta risa, los abrazos y los besos se transformaron en armas peligrosas y la escasez de productos nos demuestra una vez más Io egoísta que somos, tan egoísta que decimos”no hay problema este virus solo se lleva a los viejitos“como si no tuviéramos a nuestros padres o como si no fuéramos a llegar nunca ahí.

Queremos hacer valer nuestros“derechos“de decidir dejar vivir o no a otro y ahora nos damos cuenta que no podemos ni decidir por la VIDA de nosotros, un planeta que decidió que DIOS no existe sin haberlo buscado, que hoy se pone una máscara no solo para un virus sino para tapar nuestra vulnerabilidad mezclada con soberbia y se lava las manos para no reconocer nuestra responsabilidad tal como un Pilatos. Fuente: Facebook

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.