Monasterio de Selime: Que saber antes de ir

En el corazón de Turquía, la región de Capadocia se destaca como un testimonio del poder de la naturaleza y la ingeniosidad humana. Entre las formaciones rocosas de aspecto lunar y las chimeneas de hadas, se encuentra una maravilla histórica y arquitectónica: el Monasterio de Selime, una Catedral de piedra.

Los mejores consejos para visitar el Monasterio de Selime, la Catedral rupestre más grande de Capadocia: Qué ver, cómo llegar y mas

A primera vista, el Monasterio de Selime parece ser más una fortaleza que un lugar de oración. Con sus amplios espacios interiores, la estructura abarca varias capillas, establos, comedores, y viviendas, todo interconectado a través de pasajes tallados en la roca. Las iglesias y capillas dentro del monasterio están adornadas con frescos que representan escenas de la vida de Jesucristo, lo que las convierte en auténticas joyas del arte bizantino.

Monasterio de Selime. Que saber antes de ir
Visitar el Monasterio de Selime es como viajar atrás en el tiempo. Cada rincón cuenta una historia, y el silencio que lo envuelve le permite al visitante meditar sobre la devoción y determinación de los monjes que una vez habitaron aquí. Desde el monasterio, se puede disfrutar de una vista panorámica de toda el Valle de Ihlara, un cañón de 16 km de longitud, conocido por sus numerosas iglesias excavadas en la roca y sus impresionantes paisajes.

Que ver y hacer en el Monasterio de Selime

Dentro del Monasterio de Selime

El interior del monasterio está adornado con capillas que demuestran la profunda espiritualidad de sus antiguos habitantes. Estas capillas, aunque erosionadas por el tiempo, aún retienen frescos que ilustran escenas bíblicas. Los colores de los frescos, a pesar de los años, todavía brillan con una intensidad que capta la devoción con la que fueron creados. Es una experiencia sobrecogedora estar de pie ante estas imágenes, sintiendo la conexión con aquellos que, siglos atrás, se sentaron en estos mismos lugares en meditación y oración.

Además de las áreas de oración, el monasterio de Selime también cuenta con cámaras que servían como viviendas y cocinas. Estas áreas ofrecen una mirada íntima a la vida diaria de los monjes. A pesar de su aparente simplicidad, las cámaras están diseñadas de manera ingeniosa, aprovechando al máximo el espacio disponible y proporcionando refugio contra las inclemencias del tiempo.

Sorprendentemente, hay áreas dentro del monasterio que se usaban como establos. Estos espacios demuestran la multifuncionalidad del monasterio, no solo como un lugar espiritual sino también como un refugio práctico y autosuficiente.

En varios puntos del monasterio, uno puede encontrar tumbas excavadas en la roca. Estas tumbas sirven como recordatorio sombrío pero respetuoso de la naturaleza temporal de la vida y de la profunda espiritualidad de quienes vivieron y murieron en Selime.

El monasterio está interconectado con una serie de pasadizos y túneles. Algunos de estos pasadizos están oscuros y estrechos, lo que refleja las necesidades defensivas de la comunidad. Estos túneles permitían a los residentes moverse con seguridad en caso de amenazas externas.

En varias partes del monasterio, hay ventanas y puntos de observación que ofrecen vistas panorámicas del Valle de Ihlara y de la majestuosa naturaleza de Capadocia. Estas aberturas no solo servían para la ventilación y la luz natural, sino también como puntos estratégicos de vigilancia.

Monasterio de Selime: Que saber antes de ir

Lo que debes saber antes de visitar el Monasterio de Selime

El Monasterio de Selime, una de las joyas históricas de Capadocia en Turquía, ofrece una ventana única al pasado bizantino y a la herencia cultural de la región. Sin embargo, como cualquier sitio histórico y turístico, hay ciertas cosas que los visitantes deben saber antes de embarcarse en esta aventura. Aquí te presentamos una guía práctica:

Ubicación y Acceso

El Monasterio de Selime se encuentra en Capadocia,  región de Turquía conocida por sus inusuales formaciones rocosas, ciudades subterráneas y asentamientos históricos. Este monasterio en particular está ubicado en el Valle de Ihlara, cerca del final de este impresionante cañón que ha sido esculpido a lo largo de los siglos por el río Melendiz.

El Monasterio de Selime no está en una de las principales ciudades de Capadocia como Göreme o Uçhisar, sino más bien cerca de la localidad de Selime, en el distrito de Aksaray. A pesar de su ubicación más distante, sigue siendo una atracción popular debido a su importancia histórica y su impresionante arquitectura tallada en la roca.

En coche, si estás explorando Capadocia por tu cuenta, puedes alquilar un coche y conducir hasta el Monasterio de Selime. Las carreteras están bien señalizadas, y el trayecto desde Göreme, por ejemplo, toma alrededor de una hora. Hay aparcamiento disponible cerca del monasterio.

Hay muchos tours organizados que operan en Capadocia y que incluyen una visita al Valle de Ihlara y al Monasterio de Selime en sus itinerarios.Estos tours pueden ser convenientes, ya que a menudo incluyen transporte, un guía y algunas veces comidas.

Aunque es posible llegar al Valle de Ihlara utilizando transporte público, puede ser más complicado llegar específicamente al Monasterio de Selime sin tener que caminar una distancia considerable. Si decides optar por esta ruta, es recomendable investigar con anticipación y estar preparado para un poco de aventura.

Para aquellos que están visitando el Valle de Ihlara y desean combinar la experiencia con un poco de trekking, es posible caminar por el valle y llegar al monasterio. Esta opción permite a los visitantes disfrutar del impresionante paisaje del valle antes de llegar al monasterio.

Consejos prácticos para la visita

Para disfrutar plenamente de una visita al antiguo monasterio tallado en la roca en Capadocia, es fundamental llevar calzado adecuado debido a la irregularidad del terreno y las zonas resbaladizas. Llegar temprano es una estrategia recomendada para evitar las multitudes y experimentar el lugar más tranquilamente. Aunque es posible explorar por cuenta propia, la contratación de un guía local enriquecerá significativamente la experiencia, aportando conocimientos detallados sobre la historia y la cultura del lugar.

Es importante mostrar respeto por el significado histórico y espiritual del monasterio, evitando tocar los frescos y minimizando el ruido. Dado que las instalaciones turísticas cercanas son limitadas, se aconseja prepararse llevando agua, protector solar y bocadillos. La fotografía está generalmente permitida, pero se debe priorizar la luz natural y evitar el flash para proteger los frescos. Verificar las tarifas de entrada con antelación es prudente, y para aquellos que planifiquen su viaje, se sugiere considerar la primavera o el otoño como las mejores épocas para visitar, debido al clima agradable, mientras que el verano puede ser muy caluroso y el invierno frío.

Reseña: Mi experiencia visitando el Monasterio de Selime

La visita al Monasterio de Selime representa un encuentro profundo con la espiritualidad y la historia, transportando a los visitantes más allá de una mera experiencia turística. A primera vista, su entrada modesta poco hace justicia a la magnificencia que aguarda en su interior, donde el fresco aire de las cuevas y las paredes rocosas narran silenciosas historias de monjes que antaño meditaron y oraron en sus recintos.

Lo que verdaderamente distingue a este lugar no es solo su arquitectura o su importancia histórica, sino la sensación palpable de paz y espiritualidad que lo permea, ofreciendo a quienes lo visitan la posibilidad de conectar de manera profunda con lo divino.

El Monasterio de Selime se erige como un símbolo vivo de la historia, cultura y espiritualidad, con cada cámara y pasadizo desvelando sus propias historias, convirtiéndolo en un destino de ensueño para entusiastas de la historia, la arqueología y aquellos en busca de aventuras.

Este lugar no solo testimonia la impresionante habilidad humana para adaptar y transformar la naturaleza en un santuario de reflexión y oración, sino que también se posiciona como una parada imprescindible en el viaje de cualquier visitante a Capadocia.

Comparte
Vimi Vera

Vimi Vera

Vimi Vera, comprometida con la promoción del turismo sostenible, comparto experiencias, consejos y prácticas responsables para explorar el mundo mientras protegemos nuestro planeta

18 comentarios

  1. Me parece increíble que aún existan lugares tan mágicos y llenos de historia como el Monasterio de Selime. ¡Definitivamente quiero visitarlo pronto!

    • ¡Totalmente de acuerdo! El Monasterio de Selime es una joya escondida que vale la pena descubrir. No te pierdas la oportunidad de visitarlo, te aseguro que te maravillará. ¡Disfruta de tu viaje!

    • Pues yo no entiendo todo ese rollo espiritual, pero cada quien con sus gustos. A mí me gusta más la fiesta y la diversión, así que prefiero ir a lugares más animados. Pero bueno, cada quien encuentra su felicidad donde le plazca. ¡Saludos!

  2. ¡Vaya, qué joya escondida en Capadocia! Me encantaría visitar el Monasterio de Selime algún día. ¿Alguien ha estado allí?

    • ¡Qué suerte tienes! Yo estuve en el Monasterio de Selime hace unos años y fue una gran decepción. No sé qué le ven de especial. Hay lugares mucho más interesantes en Capadocia. Pero bueno, cada quien tiene sus gustos.

  3. ¡Vaya! No puedo creer que haya pasado tanto tiempo sin visitar el Monasterio de Selime. Definitivamente, ¡tengo que ir lo antes posible!

    • ¡Pues vaya descubrimiento! No sé qué tanto te perdiste, pero no parece que haya sido tan trascendental. Hay muchos otros lugares más interesantes para visitar.

    • No te hagas muchas ilusiones, no es para tanto. He visitado lugares más impresionantes. Pero si te gusta la mediocridad, adelante, ve a Selime.

    • Sí, he estado allí y debo decir que es simplemente mágico. La energía espiritual que se siente es indescriptible. Te recomiendo que vayas y lo descubras por ti mismo. ¡No te arrepentirás!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *