Manneken Pis: Bruselas y su devoción por el pis

Bruselas, una ciudad que va más allá de la arquitectura y el chocolate, tiene una peculiar obsesión: las estatuas que hacen pis. Desde el icónico Manneken Pis hasta sus versiones menos conocidas, como la Jeanneke Pis y el Zinneke Pis esta ciudad capital belga lleva la singularidad a un nuevo nivel y cada una con su propia historia y leyenda.

Bruselas, una ciudad que va más allá de la arquitectura y el chocolate, tiene una peculiar obsesión: las estatuas que hacen pis. Desde el icónico Manneken Pis hasta sus versiones menos conocidas, como la Jeanneke Pis y el Zinneke Pis esta ciudad capital belga lleva la singularidad a un nuevo nivel y cada una con su propia historia y leyenda.

Bruselas y su obsesión por el orine: las estatuas que hacen pis. Desde el icónico Manneken Pis hasta sus versiones menos conocidas, como la Jeanneke Pis y el Zinneke Pis

No te sorprendas si, durante tu visita a Bruselas, te encuentras con eventos especiales en los que las estatuas que orinan cobran vida. La ciudad organiza ocasionalmente performances y representaciones teatrales en las que Manneken Pis, Jeanneke Pis y el Zinneke Pis participan de manera interactiva, agregando un toque de diversión y dinamismo a la experiencia.

¿Por qué Bruselas tiene esta fascinación por las estatuas que orinan? Explora las teorías detrás de esta peculiaridad y cómo se ha convertido en parte integral de la identidad de la ciudad. ¿Es una forma de rebelión, una expresión de humor o simplemente una tradición arraigada en la historia?

La fascinación de Bruselas por las estatuas que orinan se atribuye a una mezcla de expresión humorística y tradición arraigada en la historia. Algunos creen que es una forma de rebelión contra las normas tradicionales, mientras que otros lo ven como una manera única de destacar la identidad cultural de la ciudad. En última instancia, esta peculiaridad se ha convertido en un símbolo distintivo que refleja la autenticidad y la originalidad de Bruselas.

Manneken Pis

La estatua más famosa de Bruselas es el Manneken Pis, un niño desnudo de unos 55 centímetros que orina en la fuente de un estanque. La estatua fue creada en 1619 por Hieronymus Duquesnoy el Joven y ha sido robada 13 veces a lo largo de su historia. Es una atracción turística muy popular y siempre está rodeada de gente.

 Manneken Pis: Bruselas y su devoción por el pis
Manneken Pis: Bruselas y su devoción por el pis

Los lugareños de Bruselas han adoptado a Manneken Pis como un símbolo emblemático de la ciudad debido a su rica historia y singularidad. La estatua, representando a un niño que orina, se ha convertido en una expresión de la independencia y el carácter desenfadado de los habitantes de Bruselas.

La tradición de cambiar la vestimenta de Manneken Pis según las festividades y eventos especiales refleja la participación activa de la estatua en la vida cultural de la ciudad, haciendo de este ícono una figura dinámica que evoluciona con el tiempo y las celebraciones locales.

 Manneken Pis: Bruselas y su devoción por el pis
El Manneken Pis es la estatua más robada del mundo.

Jeanneke Pis

La Jeanneke Pis es una réplica femenina del Manneken Pis, creada en 1965 por Denis-Adrien Debouvrie. La estatua representa a una niña de unos 45 centímetros que orina en la acera. La Jeanneke Pis se encuentra en la rue des Bouchers, una calle peatonal llena de restaurantes y tiendas. Es una estatua menos conocida que el Manneken Pis, pero también es popular entre los turistas.

Jeanneke Pis, la contraparte femenina de Manneken Pis, desempeña un papel intrigante en la peculiar tradición de Bruselas. Su estatua representa la igualdad de género de una manera única y desafiante, mostrando cómo la ciudad abraza la diversidad y la singularidad.

La Jeanneke Pis fue creada como respuesta al Manneken Pis.
La Jeanneke Pis fue creada como respuesta al Manneken Pis.

Explorar la historia de Jeanneke es sumergirse en la narrativa de cómo Bruselas ha incorporado valores contemporáneos en sus tradiciones centenarias, haciendo de esta estatua no solo un símbolo de humor, sino también un reflejo de la evolución cultural de la ciudad.

Zinneke Pis

¿Sabías que Bruselas no solo tiene estatuas de niños y niñas que orina, sino también de un perro que orina? El Zinneke Pis  fue creado en 1999 por Tom Frantzen y es un homenaje a los perros callejeros de Bruselas.

El Zinneke Pis se encuentra en la rue des Chartreux, una calle estrecha en el barrio de Saint-Géry. Es una estatua relativamente nueva, pero ya se ha convertido en una atracción turística popular.Esta figura canina no solo es una expresión de humor, sino que también representa la creatividad y la capacidad de Bruselas para encontrar encanto en lo inusual. Al descubrir la historia detrás de esta estatua, los visitantes se sumergen en la autenticidad de la ciudad, donde incluso las representaciones más inesperadas se transforman en símbolos apreciados y parte integral de la identidad bruselense.

Zinneke Pis,
El Zinneke Pis, por otro lado, es una estatua moderna creada en 1999 por Tom Frantzen. Esta estatua no es una copia de una estatua existente, sino que es una obra original de arte callejero.

Cómo visitar las tres estatuas

Las tres estatuas se encuentran en lugares cercanos del centro de Bruselas. El Manneken Pis y la Jeanneke Pis están a poca distancia de la Grand-Place. El Zinneke Pis está un poco más alejado, pero se puede llegar fácilmente en transporte público.

Consejos para visitar las estatuas

Las estatuas son muy populares entre los turistas, por lo que es posible que tenga que esperar para tomar una foto.

Las estatuas están ubicadas en lugares públicos, por lo que es importante respetar el espacio de los demás.

No se le permite subirse a las estatuas ni arrojarles objetos.

Bruselas no se detiene en las estatuas mencionadas. La ciudad ha abrazado la obsesión por los símbolos que orinan, y esto se refleja en varios aspectos de la vida diaria.

La obsesión de Bruselas por las estatuas que orinan también se refleja en la gran variedad de souvenires disponibles. Desde imanes hasta camisetas y tazas, los turistas pueden llevar consigo un pedazo de esta excentricidad belga.

Curiosamente, las estatuas que orinan se han convertido en puntos de encuentro populares. Locales y visitantes suelen utilizar estas figuras como referencias para coordinar reuniones. «Nos encontramos cerca de Manneken Pis» se ha convertido en una frase común entre aquellos que exploran la ciudad, añadiendo un toque práctico y divertido.

La obsesión por las estatuas que orinan no se limita a la representación literal. Artistas locales también han utilizado esta temática de manera creativa en diversas formas de expresión artística.

Adéntrate en Bruselas para descubrir murales, instalaciones y obras contemporáneas que reinterpretan de manera única las estatuas que orinan, llevando la creatividad de la ciudad a nuevos horizontes.

Bruselas y su devoción por el pis
Bruselas y su devoción por el pis

Descubre la singularidad de Bruselas mientras exploras sus estatuas que orinan y desentrañas el misterio detrás de esta obsesión única en el mundo. Bruselas es mucho más que una ciudad histórica y cultural; es una ciudad que se atreve a ser diferente.

La obsesión por las estatuas que orinan no solo es una curiosidad turística, sino también un reflejo de la autenticidad y la individualidad que caracterizan a esta metrópoli belga. Así que, cuando visites Bruselas, sumérgete en su peculiaridad, admira  las estatuas que mean y descubre el encanto único de esta ciudad extraordinaria. ¡Prepárate para vivir una experiencia que recordarás por siempre!

Manneken Pis: Bruselas y su devoción por el pis
Las estatuas haciendo pis de Bruselas son mucho más que simples adornos. Son símbolos de la identidad cultural de la ciudad, transmitiendo una actitud irreverente y un particular sentido del humor.
Comparte
Vimi Vera

Vimi Vera

Vimi Vera, comprometida con la promoción del turismo sostenible, comparto experiencias, consejos y prácticas responsables para explorar el mundo mientras protegemos nuestro planeta

13 comentarios

    • Vaya comentario más superficial. Bruselas es mucho más que el pis. Tiene una rica historia, arquitectura impresionante y una deliciosa gastronomía. Si solo buscas atracciones turísticas genéricas, te estás perdiendo lo mejor de la ciudad. Abre tus horizontes, amigo.

    • A algunos nos gusta la diversidad artística y no nos molestan las estatuas que representan la cultura y el humor de un lugar. Si no te gusta, simplemente no las mires. Hay cosas más importantes en las que preocuparse.

    • A ver, a mí me parece que a veces hay que relajarse un poco y disfrutar del arte en todas sus formas. Si no te gusta, simplemente no las mires, pero no le quites la diversión a los demás. ¡Viva la creatividad!

    • Pues a mí me parecen divertidas y originales. Bruselas se destaca por su arte urbano y estas estatuas de pis son parte de su encanto único. Si no te gustan, simplemente no las mires, pero no critiques algo que a otros nos alegra el día.

    • Pues, cada quien tiene sus gustos, ¿no crees? Aunque a ti no te interese, a otros sí les puede parecer fascinante. No hace falta menospreciar los gustos de los demás, ¡hay espacio para todo en este mundo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *