Como lo vi

Alemania

Berlín: Actividades gratuitas para reflexionar

Nuremberg card: Experiencia

Austria

Hallstatt: Imperdibles

Klagenfurt: Minimundo

Salzburgo Card: Experiencia

Viena

Viena: Que ver

Viena: Como moverse

Bélgica

Bruselas: Experiencia

Manneken Pis: Experiencia

China

Beijing: Ciudad Prohibida

Shanghái: Imprescindibles

Shangai: Cómo moverse

Zhujiajiao: Que saber

Visado China: Que saber

Internet: Que saber

Croacia

Zagreb: Que ver

Eslovaquia

Bratislava: Imperdibles

Eslovenia

Liubliana: Experiencia gastronómica

España

Benidorm: Balcón del Mediterráneo

Mallorca: Que saber

Marbella: Que saber

Sevilla: Cuantos días

Gran Canaria

Dunas de Maspalomas: Que saber

Sioux City Park: Mi experiencia

Valencia

Valencia: Que ver

Las Fallas: Guía práctica

Grecia

Salónica: Que ver

Frappé: El café que nació en Salónica

Italia

Grado: Qué ver

Milán: Imperdibles

Nápoles: 5 Actividades gratuitas

Pompeya: Guía completa

Trieste: Qué ver

Venecia

Venecia: Inigualable en esencia

Qué ver en Venecia: En 1, 2, 3 o 4 días

Venecia: Cuando no ir

Puente de los Suspiros: Visita desde el Interior

Como moverse: Vaporetto en Venecia

Países Bajos

Ámsterdam: Que ver

Casa de Ana Frank: Que saber

Barrio Rojo: Qué saber

Portugal

Faro: Que saber

Capilla de los Huesos: Que saber

Isla Desierta: Guía esencial

Playas: Guía esencial

Reino Unido

Londres

Como moverse: Guía completa

Londres: Guía esencial

Sky Garden: Que saber

Torre de Londres y la Ceremonia de las Llaves

Puente del Milenio y sus curiosos chicles

Cambio de Guardia: Que saber

Puente de la Torre: Que saber

Rumania

Brasov: Que ver

Castillo de Bran: Guía esencial

Turquía

Estambul Card: Experiencia

Sile y Agva: Experiencia

Guías completas

Viajar a Florida

Viajar a Lisboa

Viajar a Santorini

Viajar a Budapest

Viajar a Capadocia

Ecoturismo

Elige tu destino

Consejos de Viaje

Buen Viaje: Guía esencial

Maleta de Viaje: Consejos

Maletas con batería incorporada

Jet Lag: Consejos

Idiomas: Consejos

Disfrutar el momento

Libros de viajes

Viajes gastronómicos

Manual del viajero

Viajero interno

Perdido y encontrado

Cuando todos los días son Festivos

Planificador de viajes

Cuaderno de viajes

Vimi Vera

Sobre mi

Contacto

Aviso Legal

Política de privacidad

Las Fallas en Valencia: Guía práctica

El ambiente se electriza, las calles de Valencia se visten de colores y la ciudad entera se llena de música, fuegos y monumentos efímeros que, aunque son quemados al final, permanecen eternos en la memoria de quienes los vivimos. Hablamos, por supuesto, de las Fallas de Valencia, una tradición que ha sido reconocida como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO

Las Fallas en Valencia son una fiesta única e irrepetible que se celebra cada año del 14 al 19 de marzo. Durante estos días, la ciudad se transforma en un escenario mágico donde la sátira, la crítica social y el arte efímero se fusionan en un espectáculo de fuego y tradición.

Más de 700 monumentos falleros, elaborados con cartón, madera y poliestireno, invaden las calles y plazas de Valencia. Estos ninots, como se les conoce popularmente, satirizan temas de actualidad política, social y cultural con ingenio y humor.

La «plantà» marca el inicio de la fiesta, el 14 de marzo, cuando los monumentos falleros se alzan en cada rincón de la ciudad. A partir de ese momento, la música, la pólvora y la mascletá, un estruendoso espectáculo pirotécnico, llenan de color y sonido las calles valencianas.

La «cremà», la noche del 19 de marzo, es el momento culminante de las Fallas. Las llamas devoran los monumentos falleros en un ritual purificador que da paso a la primavera.

Las Fallas de Valencia son una fiesta declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en 2016. Un evento que te invita a vivir una experiencia sensorial única, donde el arte, la tradición y el fuego se conjugan en un ambiente festivo y vibrante.

El ambiente se electriza, las calles de Valencia se visten de colores y la ciudad entera se llena de música, fuegos y monumentos efímeros que, aunque son quemados al final, permanecen eternos en la memoria de quienes los vivimos.  Pero, ¿Qué significan realmente las Fallas? ¿Por qué se llevan a cabo y qué puedes hacer si decides vivir esta experiencia? En Fallas las calles de Valencia se visten de colores y la ciudad entera se llena de música, fuegos artificiales y monumentos efímeros .

¿Qué significado tienen las Fallas en Valencia?

Las Fallas son mucho más que simples monumentos o esculturas. Son la representación de una antigua tradición que combina arte, sátira y devoción. La tradición se originó en la Edad Media cuando los carpinteros deshacían los soportes paravientos (conocidos como «parots») y los quemaban en las plazas en honor a San José, patrón de los carpinteros. Con el tiempo, estos montones de madera se fueron adornando con ropas viejas y otros objetos, dando origen a las primeras figuras satíricas.

Hoy en día, las Fallas representan una crítica satírica de eventos actuales y personalidades, mostrando las preocupaciones, críticas y humor de la sociedad valenciana. Es una manera de reflejar y cuestionar, a través del arte, la realidad que vive la comunidad.

¿Por qué se queman las fallas?

El acto de quemar las Fallas es conocido como «La Cremà». Es el clímax de las celebraciones y tiene un profundo simbolismo:

Purificación y Renovación en las Fallas de Valencia

El fuego ha sido desde tiempos inmemoriales un símbolo de purificación en diversas culturas y tradiciones alrededor del mundo. Su capacidad de transformar y renovar es vista como una manera de limpiar y dar paso a lo nuevo. En el contexto de las Fallas en Valencia, este simbolismo se materializa de manera poderosa durante «La Cremà», cuando las magníficas estructuras de las fallas son consumidas por las llamas.

La ciudad de Valencia se engalana durante varios días con estas impresionantes esculturas, reflejo del arte, la crítica social y la creatividad. Sin embargo, el destino de todas ellas es el mismo: ser devoradas por el fuego. Pero, ¿por qué destruir estas maravillas artísticas? La respuesta yace en el significado profundo de la purificación y renovación.

Eliminación de lo Viejo: La quema de las fallas representa el acto de deshacerse de lo antiguo, de dejar atrás lo que ya no sirve o lo que pertenece al pasado. Al igual que en la vida, donde es necesario dejar ir ciertas cosas para poder avanzar, las fallas son quemadas para simbolizar esa liberación de lo que ya no tiene lugar en el presente.

Bienvenida a lo Nuevo: Una vez que el fuego ha consumido las fallas, y solo quedan cenizas, se da paso a un nuevo ciclo. Es una representación de la esperanza, de la posibilidad de comenzar de nuevo con energías renovadas. La ciudad y sus habitantes, después de vivir la intensidad de las celebraciones, se preparan para recibir un nuevo año lleno de promesas y oportunidades.

Este acto de purificación no es solo físico, sino también emocional y espiritual. Los valencianos y todos aquellos que participan en la festividad experimentan un sentimiento de liberación y renovación, entendiendo que, al igual que las fallas, todo en la vida es efímero, pero siempre hay una oportunidad para comenzar de nuevo. Es un recordatorio de que, después de cada final, hay un nuevo comienzo esperando ser descubierto.

Devoción a San José

Las Fallas en Valencia son, en esencia, una fiesta que se entrelaza con la devoción y el reconocimiento a San José, el patrón de los carpinteros. Este aspecto de la fiesta nos lleva de vuelta a sus orígenes, cuando los artesanos que trabajaban la madera celebraban la llegada de la primavera quemando en las plazas públicas piezas de madera sobrantes, conocidas como ‘parots’. Estos artefactos, que servían para elevar las luces y trabajar durante los meses de invierno, se convertían en innecesarios con el alargamiento de los días.

La tradición evolucionó y estas hogueras se transformaron en actos de ofrenda. Quemar las Fallas en la víspera de la festividad de San José se convirtió en una manera de honrar al santo, siguiendo una práctica que simboliza no solo el agradecimiento por la protección a lo largo del año sino también la esperanza puesta en su intercesión para el bienestar futuro.

Quemar las Fallas es un tributo vivo a las raíces de la festividad. A través del fuego, los valencianos renuevan cada año el pacto entre su presente y su pasado. No es simplemente un acto de fe religiosa, sino una conexión profunda con el legado cultural de la ciudad, un legado que define la identidad de Valencia y sus gentes.

Cada llama que consume las esculturas falleras es, por tanto, un homenaje a la historia y una invocación a San José. Es un recordatorio de que las tradiciones son el eco de una comunidad, su cultura y sus creencias. La Cremà se convierte en una confluencia donde la fe, la historia y el arte se fusionan para dar lugar a una de las expresiones festivas más emotivas y espectaculares de España.

En la actualidad, aunque la fiesta ha adquirido múltiples dimensiones y atrae a visitantes de todo el mundo, en el corazón de cada fuego y en el rostro de cada fallero, persiste ese gesto de respeto y devoción a San José, preservando la esencia de una tradición que trasciende el tiempo.

¿Qué hacer en las Fallas en Valencia?

Si decides sumergirte en esta experiencia, hay varias actividades que no te puedes perder:

Visita los Ninots

Uno de los aspectos más destacados y atractivos de las Fallas en Valencia es, sin duda, la exposición de los ninots en las calles. Estas figuras, que forman parte integral de las fallas, son verdaderas obras de arte que reflejan no solo la maestría y habilidad de los artistas locales sino también el pulso social y cultural de la comunidad valenciana.

Los ninots no son simplemente figuras decorativas. Son el resultado de meses de trabajo meticuloso y pasión por parte de los artistas falleros. Cada detalle, cada trazo y cada color son escogidos con precisión para dar vida a estas figuras que, aunque efímeras, dejan una impresión duradera en quienes las contemplan.

Más allá de su valor estético, los ninots tienen una función sátira y crítica. A través de ellos, los artistas comentan y reflejan acontecimientos recientes, personalidades populares, y situaciones sociales, políticas o culturales que han marcado la actualidad. Estas representaciones, en ocasiones humorísticas y en otras más serias, ofrecen una oportunidad para reflexionar sobre el estado del mundo y la sociedad valenciana en particular.

Caminar por las calles de Valencia durante las Fallas y descubrir los ninots es como hacer un recorrido por un museo al aire libre. La ciudad se convierte en una galería vibrante donde se celebra la creatividad y la tradición. Es una invitación a perderse entre las calles, a fotografiar cada detalle y, sobre todo, a interactuar con los locales, quienes con orgullo explicarán el significado y la historia detrás de cada ninot.

Visitar los ninots es mucho más que una simple actividad turística. Es una experiencia cultural enriquecedora que permite a los visitantes conectar con el corazón artístico y crítico de Valencia, y comprender mejor la esencia y el propósito de esta celebración única.

Disfruta de la Mascletà

Entre las múltiples atracciones que las Fallas en Valencia tienen para ofrecer, la Mascletà se destaca como uno de los eventos más esperados y emocionantes. Más que una simple exhibición pirotécnica, la Mascletà es un ritual que despierta todos los sentidos y conecta a los asistentes con la esencia vibrante de la fiesta.

A las 2 pm en punto, la Plaza del Ayuntamiento se llena de una expectación palpable. Los espectadores, tanto locales como turistas, se reúnen ansiosos por experimentar la potencia y magia de la Mascletà. Y cuando comienza, no es solo un espectáculo visual, sino una verdadera sinfonía de pólvora. Los petardos y fuegos artificiales se suceden en una secuencia meticulosamente orquestada, creando un ritmo que resuena no solo en los oídos, sino en el pecho de cada espectador.

Lo que diferencia a la Mascletà de otras exhibiciones pirotécnicas es su objetivo de crear una experiencia sonora y táctil. No se trata solo de luces brillantes en el cielo, sino de una cadencia de explosiones que buscan generar una resonancia emocional. Es un juego de intensidades, donde los silencios son tan importantes como los estallidos, y donde cada pausa anticipa una nueva oleada de sonido y vibración.

Para los valencianos, la Mascletà es un ritual compartido, una experiencia colectiva que refuerza la comunidad y la conexión entre sus miembros. Es común ver a la gente aplaudir, gritar y celebrar juntos, dejándose llevar por la emoción del momento. Para el visitante, es una oportunidad única de sumergirse en la cultura local y de ser parte de una tradición que evoca el espíritu festivo y apasionado de Valencia.

Consejo Práctico

Si planeas asistir a la Mascletà, es recomendable llegar con antelación para conseguir un buen lugar desde donde apreciar el espectáculo. Aunque la Plaza del Ayuntamiento es amplia, el evento atrae a una multitud considerable. Además, no olvides proteger tus oídos, ya que el nivel de ruido puede ser bastante intenso.

La Mascletà no es solo un evento dentro de las Fallas, sino una vivencia que encapsula el espíritu, la pasión y la energía de Valencia en su máxima expresión. Sin duda, es una experiencia que no te querrás perder.

Participa en la Ofrenda

Las Fallas enValencia no solo son conocidas por su explosiva mezcla de arte, fuego y fiesta, sino también por los momentos emotivos y devocionales que ofrecen. Uno de los eventos más significativos y hermosos dentro de estas celebraciones es la Ofrenda a la Virgen de los Desamparados. Aquí te llevamos a un viaje por este ritual lleno de color, tradición y fe.

Desde las primeras horas de la tarde, las calles de Valencia se transforman en un desfile vibrante. Miles de falleros y falleras, de todas las edades, visten sus trajes tradicionales: las mujeres con sus elegantes y coloridos vestidos, peinados adornados con joyas y peinetas, y los hombres con sus trajes históricos. Esta procesión es un espectáculo en sí mismo, un despliegue de la rica herencia cultural de Valencia.

El punto culminante de la Ofrenda es el acto de presentar flores a la Virgen de los Desamparados, la patrona de Valencia. Los falleros y falleras, en grupos organizados, se dirigen a la Plaza de la Virgen para colocar sus ramos de flores. Lo más impresionante es la transformación de estas flores en un impresionante tapiz que recrea el manto de la Virgen. La imagen de la Virgen, adornada con un manto floral en constante evolución, es un espectáculo conmovedor y una muestra de la profunda devoción que la ciudad siente por su patrona.

Aunque la Ofrenda tiene un fuerte componente religioso, también es un evento que une a la comunidad. Es una ocasión para reunirse, compartir y celebrar la identidad valenciana. Las generaciones se entrelazan, las familias se reúnen y los amigos se conectan en este acto de fe y tradición. Para el visitante, participar o simplemente ser testigo de la Ofrenda es una oportunidad para conectarse con el alma de Valencia y comprender la profundidad de su cultura y sus creencias.

La Ofrenda a la Virgen de los Desamparados es una experiencia que trasciende lo visual y se convierte en un viaje emocional y espiritual. Es un recordatorio de la importancia de las tradiciones, de la devoción y del poder de una comunidad unida en celebración y fe.

Asiste a la Cremà

Las Fallas en Valencia son un carnaval de cultura, arte y tradición. Pero, si hay un momento que captura la esencia y el alma de esta fiesta como ningún otro, es sin duda la Cremà. En la noche del 19 de marzo, el paisaje urbano de Valencia se ilumina con llamas y pasión, marcando el grandioso final de la celebración.

La Cremà, que significa literalmente «la quema», es el acto de incendiar todas las Fallas, esas impresionantes estructuras artísticas que han adornado la ciudad durante días. Estas magníficas obras de arte, construidas con madera y papel maché y que representan sátiras, críticas y reflexiones sobre la sociedad, se consumen en llamas ante los ojos de miles. Pero lejos de ser un acto de destrucción, la Cremà es un símbolo de purificación y renovación. Al quemar lo viejo, Valencia da la bienvenida a un nuevo año y se prepara para un nuevo comienzo.

Es difícil no sentirse abrumado por la emoción durante la Cremà. El cielo nocturno se ilumina con un resplandor anaranjado, y el calor de las llamas se siente en la piel y en el corazón. La música, los cánticos y los aplausos de la multitud añaden una banda sonora a este espectáculo visual. Para muchos valencianos, ver arder las Fallas es un momento agridulce, una mezcla de orgullo por su obra y la nostalgia de verla desaparecer.

Una lección que la Cremà enseña tanto a locales como a visitantes es el valor de la transitoriedad. Las Fallas, a pesar de su efímera existencia, demuestran que la belleza y el significado no residen en la permanencia, sino en el momento presente. Es un recordatorio de que todo en la vida es temporal, y es precisamente esa naturaleza pasajera la que hace que las cosas sean preciosas.

Consejo Práctico

Si tienes la intención de asistir a la Cremà, es esencial tomar precauciones. Dada la naturaleza del evento, se recomienda mantener una distancia segura del fuego, usar ropa adecuada que cubra la piel y estar siempre alerta. Además, dado que atrae a grandes multitudes, es aconsejable llegar con tiempo para encontrar un buen lugar desde el que observar.

La Cremà es el emocionante clímax de las Fallas en Valencia, una experiencia que toca el alma y deja una impresión duradera en todos los que tienen la suerte de presenciarla. Es una celebración de la vida, el arte, la tradición y el eterno ciclo de final y renacimiento.

Degusta Gastronomía Local

Valencia, aparte de ser conocida por sus tradiciones y festividades como las Fallas, es también un epicentro gastronómico que deleita a propios y extraños con sus sabores auténticos. La experiencia de visitar Valencia no está completa sin sumergirse en sus delicias culinarias. Si estás en la ciudad, no puedes perderte la oportunidad de degustar estos platos y bebidas emblemáticos.

No es exagerado decir que la paella es sinónimo de Valencia. Este plato, conocido internacionalmente, tiene sus raíces en la Comunidad Valenciana. La paella valenciana tradicional se cocina con ingredientes frescos como pollo, conejo, judía verde, garrofó (una variedad local de frijol) y, por supuesto, arroz, preferentemente de la Albufera, una laguna cercana. Todo se cocina a fuego lento en una paellera, una sartén especial amplia y plana. El resultado es un plato aromático, lleno de sabor y con un distintivo color dorado.

Los buñuelos de calabaza son otro imprescindible durante tu visita, especialmente durante la época de las Fallas. Son bollos fritos, crujientes por fuera y tiernos por dentro, que se sumergen en un espeso chocolate caliente. Comer buñuelos recién hechos, mientras se disfruta del ambiente festivo de Valencia, es un placer que no te querrás perder.

Para refrescarse en un día soleado o simplemente para disfrutar de una bebida típica, la horchata es la elección perfecta. Hecha a base de «chufas» (tubérculos de la planta Cyperus esculentus), esta bebida dulce y cremosa es tanto refrescante como nutritiva. A menudo se sirve bien fría y acompañada de «fartons», unos dulces alargados y esponjosos perfectos para sumergir en la horchata.

Degustar la gastronomía local es una forma de conectarse con la cultura y las tradiciones de un lugar. En Valencia, cada plato y bebida cuenta una historia, refleja una tradición y ofrece una experiencia única. Ya sea que te sientes en una terraza soleada junto al mar o en una histórica plaza del casco antiguo, cada bocado te llevará en un viaje gastronómico que captura la esencia de Valencia.

Por lo tanto, mientras disfrutas de las festividades, el arte y la historia de Valencia, no olvides dedicar tiempo a explorar su rica gastronomía. Te prometemos que estos sabores valencianos se quedarán grabados en tu memoria mucho después de que tu viaje haya terminado.

El Día Después de las Fallas

Las Fallas en Valencia son un espectáculo en sí mismas, un torbellino de colores, sonidos y emociones que envuelve a la ciudad en una atmósfera festiva durante varios días. Sin embargo algo impresionante sucede en la quietud de la noche, cuando la mayoría de la ciudad duerme, y es la increíble transformación que Valencia experimenta en apenas unas horas.

Para quienes hemos vivido la intensidad de la Cremà y las celebraciones circundantes, despertar al día siguiente puede sentirse como un viaje a otro mundo. Las calles que, apenas unas horas antes, estaban llenas de monumentos falleros, música, risas y fuego, aparecen sorprendentemente limpias y tranquilas. La marcada diferencia entre las dos escenas hace que parezca que todo fue un sueño fugaz, una ilusión que se desvaneció con la primera luz del día.

Pero esta transformación no ocurre por arte de magia. Es el resultado de un esfuerzo titánico y meticulosamente planificado por parte de los servicios municipales de Valencia. Durante la madrugada, después de que las últimas llamas de las Fallas se han apagado y la mayoría de los celebrantes han regresado a sus hogares, comienza una operación de limpieza a gran escala.

Equipos de limpieza, armados con escobas, mangueras, camiones y maquinaria especializada, se despliegan por toda la ciudad. Trabajan a un ritmo frenético para eliminar las cenizas, restos de monumentos y cualquier vestigio de las fiestas. Las plazas se lavan, las calles se barren y se aspiran, y los espacios públicos recuperan su aspecto habitual en tiempo récord.

Estos trabajadores, a menudo invisibles para muchos, son los héroes no reconocidos de las Fallas. Su dedicación y esfuerzo garantizan que Valencia pueda celebrar con todo su esplendor año tras año, y luego regresar rápidamente a su rutina diaria con poco o ningún rastro de las festividades. Es un testamento a la capacidad de la ciudad de equilibrar la tradición con la practicidad, el arte con la responsabilidad.

Así que, si te encuentras en Valencia al despertar después de las Fallas, tómate un momento para apreciar la calma y la limpieza de la ciudad. Y mientras caminas por esas calles prístinas, recuerda dar gracias en silencio a aquellos que trabajaron incansablemente en la oscuridad para que todo pareciera un sueño al amanecer.

Aquí te dejamos algunos consejos e información importante que debes tener en cuenta si estás planeando vivir de cerca esta experiencia única en Valencia:

Planifica tu viaje con anticipación

Las Fallas son una de las festividades más concurridas de España, por lo que es importante que reserves tus alojamientos y vuelos con anticipación. Si esperas hasta último momento, es posible que te quedes sin opciones o que los precios se hayan disparado.

Ten en cuenta la seguridad

Las Fallas son una fiesta divertida, pero también es importante que tengas en cuenta algunas medidas de seguridad básicas, como evitar el uso de fuegos artificiales si no sabes cómo manejarlos, no dejar objetos de valor a la vista  y estar atentos a las indicaciones de los servicios de emergencia en caso de cualquier incidente.

Las Fallas de Valencia son una mezcla de tradición, arte, crítica y celebración. Si decides vivir esta experiencia, te llevarás recuerdos y emociones que perdurarán toda tu vida. ¡Valencia te espera en marzo para vivir las Fallas!

Te podría interesar

¡Sumérgete en el encanto del Mediterráneo con nuestro post dedicado al Balcón del Mediterráneo en Benidorm, Alicante! Descubre un lugar que ofrece vistas inigualables de la costa y que es el complemento perfecto para tu experiencia en la ciudad. ¡Este post es una invitación a disfrutar de un rincón único que realza la esencia de la Comunidad Valenciana frente al majestuoso Mediterráneo!

El Balcón del Mediterráneo: Un mirador emblemático en Benidorm
En Fallas las calles de Valencia se visten de colores y la ciudad entera se llena de música, fuegos artificiales y monumentos efímeros .