La otra cara de Bruselas

ArabicChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Me sorprendio la otra cara de Bruselas. Encontré una ciudad degradada, podría decir que demasiada sucia y un por ciento de mendicidad demasiado alto comparado con otras ciudades europeas consideradas no tan prosperas.

Bruselas es centro administrativo de la Unión Europea que le ha valido a la ciudad el título de “la capital de Europa”es una ciudad  llena de historia con muchos museos, edificios medievales, art nouveau, galerías y una vida cultural palpitante. Realmente eso es lo que yo pensaba hasta el momento de visitarla.

Quede desagradablemente sorprendida por las calles sucias y descuidadas, casas en mal estado y la capacidad de los mendigos para hacer sentir mal al turista con un truquillo que aún no había visto en alguna otra parte del mundo. Lo que encontré a nuestra llegada fue la otra cara de Bruselas.

Al contrario de lo que sucede en la mayoría de las grandes capitales europeas exceptuando la zona de la Grand-Place y las calles adyacentes el centro de Bruselas me parecio un lugar para no regresar

La otra cara de Bruselas

La otra cara de Bruselas

Nos sentamos a observar porque me pareció muy raro que en menos de un minuto se sintieran más de tres vasitos de monedas cayéndose al piso.  si me percate que los locales se quedaban como nada y seguían su camino (estarán hartos) pero los turistas el 99,9% sacaba la cartera y les daba dinero. Cada uno delante de ellos ponía un vasito transparente con monedas, el turista despistado lo menos que hace en esa zona es ir mirando al piso. Y entonces los turistas sin querer patean los vasitos y se riegan las monedas por el piso.

El turista se siente mal, ayuda al mendigo a recoger las monedas y luego saca su cartera y le da más dinero. El problema mayor seria que mientras los ayudes a recoger las monedes tengan compinches que te puedan robar aunque en el tiempo que estuve mirando no vi que robaran a nadie

Cada media hora se levantaban y se ponían todos juntos a fumar, beber y conversar. Luego se sentaban con una distancia de no más de 3 metros cada uno.

A pesar de esa desagradable primera impresión esto fue lo que pudimos ver en Bruselas.

Grand Place de Bruselas

Admitamos que Bruselas carece de grandes monumentos si exceptuamos su hermosísima Grand-Place.
La plaza central de Bruselas es el punto focal de actividad para locales y turistas por igual. Un ayuntamiento del siglo XV domina la Grand ‘Place con cientos de pequeñas estatuas y una elegante torre está rodeada de edificios del siglo XVII con incrustaciones doradas que rodean toda la plaza.

Comenzó su vida como un mercado empedrado alrededor del siglo XII. Muchos de los edificios de grandeza que conforman una parte de la Grand Place de hoy no se erigieron hasta el siglo XVIII. Los gremios que le dan identidad a Grand Place son parte de sociedades comerciales formadas alrededor del siglo XIII, especialmente carniceros, panaderos y fabricantes de telas. Cada gremio se distingue por ciertos diseños únicos

El Hotel de Ville, que fue completado en 1444 por el arquitecto Jan von Ruysbroeck. Desde entonces, se ha descrito como una obra maestra gótica y uno de los lugares más espléndidos de Bélgica. Se puede hacer un recorrido interior y explorar algunas maravillosas obras de arte y tapices del siglo XV.

Contemplar la impresionante majestuosidad de la sala de conferencias con tapices antiguos y la “Sala Aldermens“, donde incluso actualmente el alcalde celebra ciertas reuniones. La obra maestra final del Hotel de Ville es su exquisito campanario, descrito como uno de los mejores del mundo

Le Pigeon es conocido como el hogar de Víctor Hugo, el famoso escritor francés en 1852 después de que huyó de Francia después de la insurrección francesa y La Maison des Boulangers fue construida por el gremio de panaderos, un testimonio de su poder y riqueza en ese momento.

Maison des Tailleurs se hizo famosa por la estatua de la santa patrona Santa Bárbara. Este era el gremio de sastres.

La Grand Place hay que verla tanto de día como de noche. La iluminación nocturna convierte a la Grand Place en una experiencia totalmente diferente.

Si miras con atención al piso por la Grand Place, podrás ver una de las vieiras doradas que marcan el camino a Santiago de Compostela.

View this post on Instagram

Concha que señala el Camino de Santiago en Bruselas

A post shared by comolovi.es (@comolovi.es) on

Manneken Pis

Esta estatua de bronce del siglo XVII del niño que orina es un hito de Bruselas. Existen varias leyendas sobre los orígenes de esta estatua. Unos dice que representa a un niño que orina con una carga ardiente destinada a volar las murallas de la ciudad cuando está bajo el asedio de un ejército extranjero, salvando así la ciudad de la invasión.

Sea cual sea la verdad, es innegablemente pequeño como para obtener entre los turistas la categoría de “monumento”. Además, la costumbre de disfrazarlo con los más ridículos trajes acaban de arrebatar la poca dignidad que su reducido tamaño le confiere.

El niño que hace pis, la niña que hace pis, el perro que hace pis espero que no tenga que ver con el olor a pis que se podía apreciar en las entradas de más de una estación de metro.

View this post on Instagram

La enfermiza obsesión de Bruselas por orinar

A post shared by comolovi.es (@comolovi.es) on

Iglesia de San Nicolás

Construida en el siglo XI, es un  excelente ejemplo de arquitectura medieval. Es la iglesia más antigua de Bruselas y el mejor homenaje que se le podía haber hecho al patrón del comercio.

Es muy céntrica, cerca de al Grandes Place y a 1 min del edificio de la Bolsa. Esta iglesia gótica de 1381 fue restaurada a mediados del siglo pasado por los desperfectos los daños de los bombardeos.

Por dentro es bonita pero lo que más llama la atención es el exterior ya que las fachadas laterales están formadas por tiendas. Es como si hubieran hecho un 2×1, aprovechado la pared de la Iglesia para habilitar tiendas. ¿Que mejor homenaje al patrón del comercio?

Galerías Royales Sint-Hubert

La galería más antigua de Europa fue diseñada por JP Cluysenaer y construida en 1847. Hay boutiques de moda y tiendas de chocolates, fue renovada y reabierta en 2000. Vale la pena visitar la galería solo para experimentar la magnífica arquitectura.

Museo del Cacao y el Chocolate

Había que experimentar el mundialmente famoso chocolate belga y creo que no había lugar mejor que el museo del chocolate. La visita al museo de chocolate valió la pena.

Al final del recorrido del museo se puede asistir a una demostración de un maestro chocolatero. También tuvimos la oportunidad de probar varios tipos chocolate (incluidas los bombones belgas). Después de la visita hay una pequeña tienda para los verdaderos amantes del chocolate.

La Calle de los Carniceros

La Petite Rue des Bouchers que se traduce como la calle de los carniceros se encuentra en el centro de Bruselas y es famosa por el simple hecho de que cada edificio en la calle es un restaurante, no hay viviendas.

Las calles son estrechas y peatonales lo que permite a los restaurantes presumir de sus productos de manera espectacular por no decir exagerada. Puede llegar a ser agobiante pues no se puede dar un paso sin que te estén abordando con las cartas de los restaurantes.

Atomium

Desde su creación a mediados de 1958, los 9 cuencos del Atomium se han convertido en un símbolo belga del siglo XX. Está bastante alejado del centro pero puede valer la pena visitarlo.

Parc du Cinquantenaire

El hermoso Parc du Cinquantenairo fue construido como un homenaje a las celebraciones por la independencia belga en 1880. El famoso del Arco del Triunfo se completó varios años después de la construcción del parque.

El parque alberga el Museo de Armee, un museo que describe la historia militar de Bélgica e incluye varios artefactos que se remontan a más de dos siglos. La entrada a la ciudad está marcada por el Arco Central.

Curiosamente, el parque también es el hogar de “Autoworld“, que tiene cientos de autos clásicos en exhibición. También vale la pena visitar el Museo del Cincuentenario, que tiene artefactos internacionales de civilizaciones que datan del siglo XV.

Además de las muchas características del Parc du Cinquantenaire, también es un lugar muy agradable para dar un paseo relajante; de ​​hecho, es uno de los lugares más queridos por los locales que vienen en masa durante los fines de semana y días festivos.

El Parlamentariun

La otra cara de Bruselas 1Lugar interesante para conocer la historia de la Unión Europea de una forma muy ilustrativa. Entrada gratuita con audioguía. Está perfectamente expuesto con información muy interesante sobre la Comunidad Europea, la historia de Europa y el funcionamiento del parlamento. Todo ello con espectaculares avances técnicos y recursos audiovisuales variados.

Realizar la visita completa y al detalle requiere muchas horas por lo que se hace un poco pesado. Sin que parezca extremadamente critica me pareció muy interesante pero un derroche de recursos teniendo en cuenta lo que había visto en el centro de la ciudad.

Delirum

Bélgica es la capital mundial productora de cerveza y ofrece una variedad de cientos de cervezas diferentes.

En pleno centro histórico de la ciudad y junto a Jeanneke Pis (la niña que hace pis) está el callejón donde se encuentra el Delirium. Es un lugar de visita obligada para degustar una amplia carta de cervezas de todo tipo en medio de un ambiente internacional. Me pareció uno de los lugares más originales de Bruselas.

Estaba bastante lleno pero no es difícil encontrar sitio para sentarse. Además, tienen un fotomatón muy original, solo cuesta 2€ por 3 fotos y te da dos copias de cada una.
Se supone que tienen varios tipos de vasos en función de la cerveza que pidas y sin embargo a la mayoría nos pusieron vasos de plástico pidiéramos lo que pidiéramos.

Transporte en Bruselas

Como es de esperar de una ciudad que se conoce como “capital de Europa“, Bruselas goza de buena infraestructura de transporte publico. Tiene excelentes conexiones ferroviarias con otros países europeos que incluso enlaza con Londres)y la ciudad en si misma tiene un eficiente sistema de transporte público interno que utiliza metro, tranvías y autobuses.

Es bastante fácil y económico moverse dentro de Bruselas. Se puede comprar un billete sencillo: 2,10€ (2,50€ al comprarlo directamente al conductor). Billete de ida y vuelta: 4,20€ (la vuelta debe ser en las 24 horas siguientes a validar el ticket de ida) y se puede usar en cualquier lugar de la red STIB (metros, tranvías y autobuses).

La red es bastante completa por lo que es bastante fácil moverse de una ubicación a otra. Una vez que compre un boleto, deberá sellarlo en una de las máquinas ubicadas en la estación, el tranvía o el autobús. No olvide sellar su boleto: si lo atrapan sin un boleto válido, se imponen fuertes multas de hasta 55 euros. Hay varias opciones para boletos con descuento dependiendo de la duración del bono bus.

Había leído en algún que otro blog que el bono bus de 24 horas era solo valido hasta las 12 de la noche independientemente de la hora del primer uso. Pude comprobar que no es cierto. Si se valida el billete por ejemplo a las 10 de la mañana es 100% valido hasta las 10 de la mañana del día siguiente.

No me gusta quedarme con esas sensaciones y creo que cada sitio es único y tiene algo especial que ofrecer. Me ha pasado con otros lugares lo cual lo he resuelto con una segunda visita pues creo que todo lugar merece una segunda oportunidad.

De momento me queda pendiente una segunda visita para tener una reconciliación con Bruselas

ArabicChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Ir al contenido